Fundadores

 

Mi nombre es Regina Betancur de Liska. Hija de Juan de Dios Betancur y Ermilia Ramírez.

Nací el 16 de diciembre de 1936.

Mis padres tuvieron 18 hijos, siendo yo la última de sus retoños.

En mi nacimiento ya habían terminado sus vacaciones seis de mis hermanos y, como de costumbre, no creo ke la familia estuviera muy contenta con una criatura más.

Era diciembre, primero estaban las fiestas navideñas y luego el llanto de alguien más en la familia.

Al día siguiente de mi nacimiento, también llegó a ese hogar el hijo de mi hermano mayor ke, al igual ke mi papá su nombre era Juan de Dios, y a kien todos reconocían con el seudónimo de Nito.

Ese precioso niño fue engendrado por mi hermano con la empleada del servicio, Martha Muñoz, ke supongo era una bella campesina de cabellos negros, ojos verdes y grandes, pekeña estatura, sin ningún estudio, pero extraordinaria madre.

Los dos nos levantamos juntos, cuando a los seis meses mi familia se trasladó a Envigado Antiokia.

Allí mi papá en compañía de Nito, se ganaron la lotería extraordinaria de esa época y como buenos campesinos cada uno adkirió una casa.

La de mi padre, en el barrio Gerona y la de mi hermano, en el de La Toma de Medellín.

También se hicieron a algunos buses viejos para transporte urbano a los ke había ke darle cuerda para ke arrancaran.

Se llegó el día de mi confirmación y mi madrina fue mi hermana mayor

Inés, una preciosa mujer ke se veía de mucha clase, elegante y  profesora de arte.

A partir de ese momento sentí el deseo de ser maestra. En mi mente solo deseaba buscar empleo a todos los pobres, y también formar niños ke no fumaran, porke todos mis hermanos y hermanas tenían ese vicio y siempre estuve en desacuerdo con ellos.

En esa época no se oía nada de droga, solo alcohol. Tampoco estaba de acuerdo con los borrachos y kería acabar con esa adicción a pesar de ke nunca vi a mis hermanos borrachos, pero sí a algunos de mis cuñados y otras personas en la calle.

Contraje matrimonio a los 17 años con el señor Luis Restrepo Arango. Un hombre de 190 de estatura, cabellos rubios, ojos verdes y pestañas negras.

Era un hombre de una fuerza sin igual y también celoso a morir (como el ladrón juzga por su condición).

Duramos diez años casados y en ese lapso tuve cuatro hijas: Luzelena, Gloria Cecilia, Doris y Sandra Regina, ke nació después ke Luis muriera.

Viuda y con cuatro hijas, regresé a Bogotá en donde me dediké a la fotografía, siendo fotógrafa en todos los batallones de Colombia, también lo fui del papa Pablo Vl y el presidente Carlos Lleras Restrepo.

Pero, amaba más a los soldados ke siempre me esperaban con ansiedad y así tuvieran libre, preferían estar a mi lado diciéndome: "Gracias monita por volver a visitarnos”.

Más tarde inicié una empresa de tejidos y confecciones. Constantemente estuve innovando, diseñando faldas, vestidos, guantes y mil cosas más. Todo era exclusivo.

Luego me dediké a las flores de cabuya y artesanías. De la basura formaba un verdadero arreglo floral y un día leí ke había un concurso mundial de flores en Washington y entonces resolví enviar un arreglo, pero, por no dejar.

Jamás soñé ke me lo ganaría.

Cuando supe ke había obtenido el primer premio me llevé una gran sorpresa, y la noticia fue publicada en diferentes periódicos como El Tiempo, de Bogotá, El

Colombiano de Medellín y la Patria de Manizales, entre otros.

Mientras trabajaba en artesanías, conocí a Danny Liska. Este hombre me cautivó desde la primera mirada y con su primera frase: "¿Puedo te acompañar en el taxi?".

Con él tuve una hija llamada Johanna, nacida el 6 de septiembre de 1969, en la clínica Palermo de Bogotá, y después de su nacimiento los médicos determinaron ke solo duraría 15 horas. Allí se inició mi promesa ke si podía curarla con el poder de mi mente, entonces me dedicaría a enseñar sin ningún egoísmo.

Fue un milagro, decían todos, y las monjas la bautizaron como “La milagrosa”.

Mi esposo Danny también resolvió kedarse a mi lado y renunciar a los significativos tributos ke le ofrecían cuando hacía conferencias en los más distinguidos banketes de Estados Unidos, en donde por hora, le daban la módica suma de US$ 1000 (mil dólares).

Inicié los cursos y encontré ke los padres también llevaban a sus hijos de muy corta edad. Allí aproveché para ke mi hija Doris, cuando estaba en la edad de la pubertad y disfrutaba de un especial carisma, se dedicara a ellos después de ke yo les hablaba y les componía canciones, en las ke les enseñaba cómo debía ser su comportamiento para ke pudieran disfrutar de su mayoría de edad.

Hoy casi todos son profesionales y siempre ke me encuentro con algunos, me dicen: “Gracias a usted, ahora soy una persona de bien y soy feliz”.

Esto me ha llenado y por consiguiente, fundé una cooperativa y un colegio cooperativo en donde albergamos hasta 800 niños y niñas. La cooperativa también adkirió un terreno para ayudar a los cooperados y formar una bella ciudadela en el norte llamada YERREYÓN. Allí, con terrenos ke les entregamos baratísimos, se construyeron hermosas casas ke todavía están disfrutando algunos de los antes cooperados y actuales saurólogos.

Luego, resolví crear una fundación y con ella el colegio COOPICIDLÚN, hoy FUNDACIÓN SAUR. Se han sacado 28 promociones de bachilleres y en los de Fundación Saur, casi todos han alcanzado becas en las mejores universidades.

En la actualidad tenemos un terreno situado en la vereda La Punta, lote El Carajo, municipio de Tenjo, en donde pensamos construir un colegio, seminternado, para ke los padres no pongan en peligro a los niños y también disfruten de ellos los fines de semana.

O sea, los padres, los llevan el lunes en la mañana y los recogen el viernes en la tarde.

En el momento solo contamos con 155 estudiantes, pero con un maravilloso grupo de profesores ke unidos a la rectora trabajan por el bienestar de estos estudiantes.

Algunas personas aportan para la nómina y un grupo de Estados Unidos, nos ayuda cuando nos encontramos en calzas prietas.

Hoy estamos buscando la colaboración de quienes deseen hacerlo, para ke podamos construir un colegio maravilloso, en donde los niños se sientan en un verdadero hogar, pero con toda la tecnología existente y entonces poder sacar verdaderos profesionales ke no necesiten de armas, droga, cigarrillo, licor, ni pertenecer a una familia política para poder llegar a las corporaciones como una misión, no como un lugar de enrikecimiento.

Sinceramente,

Regina "11”.

 

Descargar la Biografía de Regina.